domingo, 28 de enero de 2018

La orquestada manipulación


Me ha tocado vivir, como a todo aquel que recorre etapas o extremos de la vida, las críticas estúpidas de la sociedad “pensante” que a través de los medios de comunicación manipulan y contaminan al vulgo y que dirigen contra las partes que consideran “blandas”,  vulnerables, no contributivas. Descubro al escribir estas líneas que hay un desprecio hacia los jóvenes a través de siglos y sociedades que menoscaba sus cualidades, su presente y su futuro.

Ese mismo menosprecio se extiende, en nuestra cultura al menos, hacia los mayores. Críticas, burlas y desdén acompañan a la figura del mayor, incapaz de asumir la velocidad del mundo, cambiante a ojos vista.

En ambos puntos de la vida los seres que los transitan están desvalidos, dependen en una gran medida de los demás, y por encima de todo no cotizan, según quieren hacernos creer, aunque en el caso de los mayores lo hayan hecho durante largos años y aún lo sigan haciendo a través de esas pensiones, que ahora parece que son un regalo llovido del cielo y no el producto de décadas de esfuerzo mantenido en la  mayoría de los casos. No así en el de los políticos que acceden a ella, efectivamente, como un maná regalo de los dioses.

Nada importa que unos sean el futuro, los brazos y  mentes en los que descansa el porvenir. Deben emigrar, como antaño lo hicieron sus abuelos, a otros países que les ofrecen salarios y condiciones de vida más justos, donde pueden desarrollar una vida familiar potenciada por el estado, donde es posible conciliar ambas vidas, renunciando por tanto a vivir entre los suyos. Es triste cuando, como toda decisión no elegida, tienen obligatoriamente que elegir esa opción a pesar de su valía, su preparación, sus estudios, su inteligencia... y sus deseos, porque en su propio país se les cierran todos los caminos.

Tampoco importa nada que los otros hayan aportado durante largos años de contribuciones impuestas al sistema que sustenta el armazón, ni que hayan forjado los ladrillos que conforman el edificio del presente.

Unos y otros, despreciados, unos y otros, ninguneados por aquellos que dicen que velan por el estado del bienestar. ¡Tiene “bemoles” la cosa!



                                            

1 comentario: