jueves, 24 de septiembre de 2015

Resonancia



Hay seres humanos que reconocemos entre la multitud como propios. Forman parte de nosotros. Sin apenas intercambiar palabra nos vemos reflejados en ellos. Empatía dicen que se llama. Resonancia dicen otros. Una ley física aplicable a cuerpos en sintonía.

Son estos encuentros los que me despiertan del letargo aturdido que me mueve entre la corriente que puebla el mundo. 

Cualquiera podría ser uno de ellos, si forzamos una conversación, si la casualidad hace que nos encontremos en alguna situación peculiar que nos lleve a intercambiar tiempo y esfuerzo en un proyecto común. Puede suceder.

En la realidad no ocurre así; como seres sociales que somos, podemos interactuar prácticamente con todos los humanos del planeta. Si desarrollamos las dotes diplomáticas que poseemos, si forzamos la voluntad y esbozamos una sonrisa, si escuchamos atentos,  todos y cada uno de los seres que habitan este mundo tienen mucho que aportar. Algo que enseñar y algo que aprender.

Esto dista mucho del sentimiento que nace sincrónico entre dos seres, que al margen de los años, la edad, el sexo, el estatus social o las circunstancias, reflejan nuestros ojos en su espejo, conecta la piel, y el cerebro abraza la esencia.

Es un canto a la vida lo que surge de la comunión de las almas. Sincronizadas en el mismo ritmo lenguaje y percepción, brindan en la copa del tiempo la dicha de encontrarse. 

Atraídos sin saber por qué, nos identificamos, seres del mismo universo, estrellas procedentes de la misma galaxia, inteligencias al desnudo que inundan la corteza neuronal del otro haciéndose cómplices en lo eterno.