lunes, 31 de agosto de 2015

Bar de carretera


Heroínas de la vida, deshacen con su esfuerzo, pagado por horas, los posibles entuertos que sucederían en su entorno de no existir su entrega asalariada. Cuanta aberración solapada se esconde entre las sábanas turbias. Cuántas soledades espantan en las barras del club entre copa y copa de agua camuflada de ron.


Liberan lascivos deseos en ondas marinas de esperma. Estrellas fugaces de una noche. Sórdidas protagonistas que arrancan de la piel de la tierra miserias y soledades.

Entono un canto de alabanza a las prostitutas de alma blanca que venden su cuerpo cumpliendo el extraño ritual que ayuda a la buena sociedad a mantener sus privilegios, a dormir tranquilos.

Defiendo su decisión cuando es libre, su osadía para enfrentarse al oficio que dicen es el más antiguo del mundo, y que permite que las mujeres “decentes” puedan santificar los días de fiesta con la cruz en el pecho.

Exhorto a que se legalice su profesión para que tengan derechos y obligaciones, para que las mafias no destrocen vidas y se enriquezcan a costa del sufrimiento ajeno.

Legalizar es la manera, como en tantos otros temas, de cortar las garras a la fiera que dormita en su cueva dorada cubierta de riquezas. Sacar del oscurantismo vidas y haciendas y permitir que cada uno en libertad desenrolle el hilo de su existencia.


Damas del día o de la noche, protegen, con su despreciado trabajo, el sueño de los inocentes.