miércoles, 24 de abril de 2013

El cambio

Cuesta salir del refugio caliente y en penumbra desembarazarse de golpe y salir del útero protector que nos brinda el invierno, despertar las pupilas adormecidas en la plácida claridad  tamizada a través de la ventana.


Cuesta desperezarse y romper la dulce entrega interior que alumbra y germina en dicha serena y abrir la vida al fulgor descarado y brillante que transforma los objetos, que reverbera en las calles, desapacibles rayos de luz que rebotan sobre las paredes blancas que les sirven de espejo.

Al fin el letargo se rompe y surjo de poquito a poco, emerjo de puntillas, asomo la cabeza con cautela  extiendo los miembros aletargados por el sosiego de las lluvias pasadas.... rompo de golpe el silencio y me vuelco, ardiente llama, pícara sonrisa, ojos abiertos.  

Estreno sensaciones cabalgando por mi cuerpo, expando las alas y vuelo, irrumpen en mí remolinos locos de proyectos que golpean el cerebro y entro a saco, a por todas, a beberme la vida y comerla a dentelladas y me visto, me visto de luz en esta nueva primavera!



martes, 16 de abril de 2013

Sin edad

Cortesía de la Red
Me niego a que se prejuzgue por la edad en esta sociedad donde sólo lo joven vende, donde el culto al cuerpo es una devoción, donde se aísla a los viejos porque además de no reconocerles valor alguno se les arrincona y esconde porque afean y distorsionan el entorno familiar. Igual que en esos concursos donde se escucha cantar con los ojos tapados para valorar sólo la voz sin distracciones ajenas a lo puramente musical, así se nos debería conocer a todos, sin fechas, sin afeites, sin tiempo. 

El alma no tiene edad, dicho así parece un eufemismo, nada más cierto. Somos el resultado de nuestros sueños, de nuestras ilusiones, de nuestras esperanzas. El trazado de la vida imprime su huella enhebrando aconteceres y experiencias que a veces suma, otras resta y en algunas ocasiones ni lo uno ni lo otro en función de cómo cada cual experimenta sus vivencias. El almacén del alma atesora desde el comienzo de la vida lo que somos, viene con nosotros la capacidad de asombro el entusiasmo, la entrega, el coraje, la voluntad, la fuerza. 

Sorprende encontrar desde la más temprana edad las características complejas de la personalidad en la criatura incipiente que apenas aterrizada en el mundo muestra su carácter en un sello personal que la acompaña hasta que vuelve a traspasar la puerta. Así descubrimos complicidades al margen de los años cuando estamos despertando al mundo, en personas de avanzada edad tan similares a nosotros que no se diferencian de los coetáneos generacionales, a no ser porque en muchos  casos los compañeros de años resultan insulsos y desprovistos del atractivo que se suponen tendrían que tener por el simple hecho de ser similares en edad.

Y así acontece a lo largo de la vida, no por pertenecer a la misma banda generacional estamos hermanados en gustos y ambiciones, apetencias y sincronías, resonamos con aquellos que descubrimos hermanos de sueños, hambrientos de esperanzas, como nosotros, huérfanos en una tierra desolada que forzosamente habitamos orientando la mirada a las estrellas, o como locos camaradas de aventuras y copas, de juegos y risas, de amaneceres tórridos y blancas noches de satén. Hermanos de aventuras y sueños, de juegos y esperanzas, de desolaciones compartidas, de fugaces tormentas de emociones, de formas y maneras de encarar la vida, cada uno a su manera y en su sitio, compartiendo todo aquello que les acerca en la esencialidad invisible del ser.

No importan los años que a cada cual le marque el inventado calendario cronológico, todo sucede en otro plano lejos de la realidad tangible y de la envoltura transitoria.