miércoles, 31 de diciembre de 2014

Alternancia


El relevo, natural, se produce con calma, sin angustia, sin miedo. Sólo es dejar paso a los otros tras el tiempo disfrutado.

Hemos cubierto la etapa. El  plazo ha finalizado. Desde la perspectiva de lo vivido observo con ternura la inocencia, el desconocimiento, el aprendizaje, los caminos por descubrir.

Miro con cariñosa alegría cómo exploran alborozados estrenando nuevas sensaciones.

Delego en ellos la ilusión, las ganas, el entusiasmo. Mis ojos escrutan caminos inéditos. En el entretanto, el alma descansa plácida en espera del nuevo destino, de la oportunidad que nace con el cambio para abrirse a nuevos designios.
  
Todo es un llegar y un partir sin renuncias ni anclajes. Estamos y seguimos estando en los diferentes planos superpuestos, espíritu creador abarcador de espacios.

Vidas paralelas intercaladas. Vías de tránsito simultáneas por las cuales viajamos en el espacio elástico del  tiempo inexistente.


miércoles, 24 de diciembre de 2014

Loa a las cocineras



Por una vez al año se orquestan ejércitos de manos laboriosas. En los cuatro puntos cardinales del Planeta preparan con amor ricas viandas, hay derroche de esfuerzo en pro de la armonía en torno a la mesa.

Miles, millones de madres, perfectas nutridoras venidas desde el comienzo de los siglos, aromatizan, especian, escancian sus aromas singulares por doquier, vibran al son de sus propias decisiones, sin director ni partitura, contagiadas por la gran aventura, alimentan, envolviendo en amor los platos escogidos con esmero.

Sin que importe el origen, los medios, el país o las posibilidades, multiplican el pan y los peces de su cesto. Hacedoras del milagro, convierten humildes bocados en delicias compartidas en la Noche mágica.

Todas a una, dando lo mejor de sí mismas, hermanadas en la distancia, crean a través de sus platos un hogar en cada casa que envuelta en el perfume del asado, trepida en el burbujeo de las ollas al ritmo sonoro de perolas y sartenes. Baten, muelen, machacan, amasan y esparcen fragancias de paz por todos los rincones de la Tierra,

Loa a todas las cocineras en Navidad

Loor a Ellas



sábado, 6 de diciembre de 2014

Boceto



Nueva York se despierta alargando la noche. Despereza su lomo de gato caliente entre brumas y sueños. La luz dorada del amanecer deja brillos sonámbulos enredados en las copas de los árboles de Central Park. Los anuncios luminosos, antaño de neón, aquietan el brillo noctámbulo reflejado en millones de leds que adormecen sus colores con la llegada del alba. Miles de huellas imprimen su paso, tránsfugas de la noche, reconvertidos en incontenible río que inunda las aceras, ficción y realidad alternando con pasos de swing.