viernes, 21 de marzo de 2014

Vuelo 1673

                                                   


Debo ser una de las pocas personas a las que le gustan los aeropuertos. Los largos viajes, los tiempos de espera son balsas en el tiempo, lagunas de espacio entre prisa y prisa, estancia laxas despojadas de relojes y carreras, viaje en introspección hacia nuestro propio laberinto interior, bálsamo entre bolsillos que deslía la cáscara de minutos sin propósito. La tierra de never land descorre sus cerrojos y muestra la quietud de sus estancias, se desaceleran los pasos en la aceptación de la inevitable parada entre mundos, las ciudades, tareas, trabajos son espejismos borrosos, en el aeropuerto nada queda por hacer sino contemplar en derredor la vida en calma, fuente de paz envolvente y lúdica, sala de espera sin diagnóstico donde cada quién recupera en esta sociedad de prisas alocadas el “dolce far niente” tan vedado en los días normales de agobios y plazos.

Aquí se dilatan las horas vestidas de domingo, los  movimientos se suavizan ralentizados al compás de la espera, se desata la lengua y en encuentros casuales desbarata la encorsetada rigidez defensora a ultranza de la intimidad, abre las compuertas en torrente  la palabra y conexiona sin pudor en confesión anónima con el viajero casual que se sienta a nuestro lado, se desarman las defensas y el alma se abre.

Creo que debo ser de las pocas personas que le gustan los aeropuertos, los largos tiempos de espera, el vuelo a 12.000 metros sobre el mar, arropada por el aire, columpiada en el éter en comunión interior surcando como un pájaro los cielos, la quietud indolente donde el presente se agiganta hasta ser todo y hecho vida me acerca a la realidad del momento, consciente de la voluptuosidad serena la pasión retenida y el confortable desparpajo que cada uno desarrolla en su propia isla, ajenos al entorno en el entretanto hecho vida.





No hay comentarios:

Publicar un comentario