miércoles, 20 de marzo de 2013

Descubrimiento



¡Qué curioso! Resulta que al final del largo camino, tras vueltas y revueltas, estoy dónde cómo y con quién quiero estar, el posible, probable camino quedó atrás, o quizás, tan solo es una percepción unilateral, uniespacial.


Soy consciente de que los ansiados y distintos puntos de arranque son en realidad el mismo entronque expandido, nuestra potencialidad alternativa manejada con destreza buscando el máximo de posibilidades dentro de la estructura permeable del aquí, el quizás, el fue y el será. Envolvente lazo de unión que decidimos extender, atesorando dificultades, esfuerzos, vivencias, ayer y mañana.

Todo converge en el presente continuo, bucle que desarrolla su permanente línea conductora de identidad.

Al fin no existen caminos pre diseñados ni oportunidades únicas, cada segundo es la máxima oportunidad, la máxima potencia, la inmensa plataforma raíz de nuestras decisiones, catapulta de nuestros deseos, soporte único que nos lanza hacia dónde queremos ir.







2 comentarios:

  1. Qué de acuerdo estoy contigo, Maica. El secreto de la felicidad es precisamente ese: aprovechar el momento presente, las oportunidades que tenemos a mano... Al fin y al cabo, es futuro es incierto y, en el momento en que llega, se convierte en pasado ;)

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y es un gran descubrimiento Vicky, el día que somos conscientesde ello se nos abren infinitas puertas hacia nosotros...Besitos

      Eliminar