miércoles, 20 de marzo de 2013

Al sur de los tambores


En este momento en el que la brisa mece mi pelo y las estrellas titilan casi perdidas sobre el cielo, cuando la luz ilumina con furia el escenario que se recorta colorido contra el negro, en tanto la música resuena en los oídos y los rostros complacidos contemplan absortos, empapándose de las notas percutidas rítmicamente sobre los tambores, ahora y aquí, esto es lo que mis ojos perciben. Esto es todo lo que veo.



Al mismo tiempo soy consciente de que en la trepidante ciudad, en algún lugar, en este preciso instante, alguien muere y alguien alumbra una vida. Tras los muros de ladrillo hacen el amor con frenesí los amantes. En la pared, del otro lado, aquellos otros duermen. Hay madres que acunan y padres que mecen. En el metro y al descuido roban las carteras. Aterrizan y despegan aviones. Las parejas declaran su amor en la penumbra del parque y en  cualquier otro rincón se desatan los lazos del afecto. Alguien consuela al enfermo. Más allá se incineran cadáveres. En el descampado de la soledad los niños esnifan pegamento. Un hombre golpea hasta la muerte y las viejecitas dulces musitan sus rezos.

En los teatros, espectadores de vidas, se deleitan mansamente entre la voz y la risa. Los danzantes de la noche se mecen al son que les tocan. Los niños de los hospitales descansan y el largo día del dolor extiende su huella por las salas insomnes. Algún otro musita palabras de consuelo en el oído del moribundo. En los casinos giran las ruletas. Los traga perras lanzan su musiquilla pegajosa y monocorde al aire y las putas ofrecen su cuerpo con una sonrisa. Hay cantantes en las calles que vierten al aire su música huérfana, amalgama de sonidos que pierde la identidad mezclada entre ruidos. Deambulan grupos de jóvenes con botellas y los mendigos rehacen por una noche su cama trashumante. Cientos de perros tiran de las cadenas olisqueando las calles.

Por los túneles, los largos vagones se entrecruzan cual lombrices de color cargados de  miedo y hastío, vacuidad y angustia, esperanza y anhelos. Sórdidos personajes sombríos atraviesan la noche madrileña.

En un desfile monótono llegan grandes camiones para abastecer la ciudad que bulle como un  enjambre de abejas.

Mientras unos trabajan, otros duermen. Mientras unos viven, otros mueren.

En este preciso instante que vibra la ciudad, al sur de los tambores.




No hay comentarios:

Publicar un comentario